No hay bondad en un amor si la razón lo gobierna.
Ibn Arabí