martes, 19 de abril de 2011

Martes Santo

Hoy Martes Santo, la liturgia nos habla de la traición de Judas, pero un día tiene 24 horas, Jesus seguramente estuvo en el templo, donde los que buscaban su muerte, se esforzaban por ponerle trampas para que el Maestro cometiera algún error y con ello poder prenderlo. Allí estarian los fariseos:
 ¿Con qué autoridad haces esto?, o ¿quién te ha dado tal autoridad para hacerlo?». Jesús les dijo: «Os voy a preguntar una cosa. Respondedme y os diré con qué autoridad hago esto. El bautismo de Juan, ¿era del cielo o de los hombres? Respondedme». Ellos discurrían entre sí: «Si decimos: "Del cielo", dirá: "Entonces, ¿por qué no le creísteis?". Pero ¿vamos a decir: "De los hombres?"». Tenían miedo a la gente; pues todos tenían a Juan por un verdadero profeta. Responden, pues, a Jesús: «No sabemos». Jesús entonces les dice: «Tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto».
Jesús los vence porque en Él esta la verdad. Despues vendrian los herodianos , seguros de que lo harian cear con su astucia:

¿Es lícito pagar tributo al César o no? ¿Pagamos o dejamos de pagar? Mas Él, dándose cuenta de su hipocresía, les dijo: ¿Por qué me tentáis? Traedme un denario, que lo vea. Se lo trajeron y les dice: ¿De quién es esta imagen y la inscripción? Ellos le dijeron: Del César. Jesús les dijo: Lo del César, devolvédselo al César, y lo de Dios, a Dios. Y se maravillaban de Él.
Tampoco ellos han podido hacerle caer, pero la maldad no tiene límite y entonces lo tientan los saduceos , quienes pletoricos le formulan la cuestion definitiva para la que no tendria respuesta:
Maestro, Moisés nos dejó escrito que si muere el hermano de alguno, que estaba casado y no tenía hijos, que su hermano tome a la mujer para dar descendencia a su hermano. Eran siete hermanos; habiendo tomado mujer el primero, murió sin hijos; y la tomó el segundo, luego el tercero; del mismo modo los siete murieron también sin dejar hijos. Finalmente, también murió la mujer. Esta, pues, ¿de cuál de ellos será mujer en la resurrección? Porque los siete la tuvieron por mujer. Jesús les dijo: Los hijos de este mundo toman mujer o marido; pero los que alcancen a ser dignos de tener parte en aquel mundo y en la resurrección de entre los muertos, ni ellos tomarán mujer ni ellas marido, ni pueden ya morir, porque son como ángeles, y son hijos de Dios, siendo hijos de la resurrección. Y que los muertos resucitan lo ha indicado también Moisés en lo de la zarza, cuando llama al Señor el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. No es un Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos viven.
 Algunos de los escribas le dijeron: Maestro, has hablado bien. Ya no se atrevían a preguntarle nada. Jesús por encima de ellos, de tí y de mí ,sale del templo y vuelve a casa de Lázaro, no se si ha encontrado afecto en tí, pero en mi no lo ha encontrado, vuelve a casa del amigo porque necesita esa paz que, yo no se si tu se la daras, pero yo seguro que no, tampoco los fariseos,ni los herodianos, ni los saduceos ¿acaso soy yo uno de ellos?...¡tu no lo seas! y si ves que las fuerzas decaen, acude a María "Bajo tu amparo me acojo Oh! Madre Virgen de las Virgenes ...!
Martes Santo ¡Cuanto te queda por sufrir mi Señor!