La Iglesia Católica presta a la sociedad un servicio sin parangón

La Iglesia Católica presta a la sociedad un servicio sin parangón por su dimensión y naturaleza. Atiende a los más marginados, heridos y débiles. Sirve a los pobres, acoge a los inmigrantes, acompaña a los moribundos que los demás han abandonado. Siendo así no es extraño que un ateo, el doctor Jose Manuel López. especialista en oncología, diera cuenta en el Diario Montañés de las razones que le llevan a marcar la equis en la casilla de la Iglesia. Porque: (1) es la organización benéfica más eficiente; (2) es difícil entender a Europa y entendernos obviando el catolicismo; (3) está harto de la beligerancia contra la Iglesia en España.