Poder Global y religion universal

La Conferencia de Copenhague sobre Cambio Climático (diciembre de 2009) proponía que, para reducir las emanaciones de carbono, universaliza el control compulsivo de la población en estos términos: “Cada 7 dólares invertidos en anticonceptivos se evita la emisión de una tonelada de CO2”. Es una perla, entre otras muchos, de la obra “Poder Global y religión universal”, de Juan Claudio Sanahuja, leed ahora algunos de los comentarios del autor a la edición:
No sin dolor escribí algunas de estas páginas. No sirve el consuelo banal y pusilánime de decir “ya pasará”, “el péndulo de la historia volverá a equilibrarse”, porque, mientras tanto, está en juego la salvación de las almas. [...]
Al trastabilleo de muchos católicos se suma la dictadura de lo políticamente correcto, mucho más sutil que las conocidas hasta ahora, la cual pretende la complicidad de la religión, una religión que a su vez no puede influir ni en la forma de conducta ni en el modo de pensar. La nueva dictadura corrompe y envenena las conciencias individuales, y falsifica casi todas las esferas de la existencia humana.
La sociedad y el estado han excluido a Dios y “donde Dios es excluido entra en su lugar la ley de la organización criminal, no importa si ello sucede de forma desvergonzada o atenuada. Esto empieza a ser patente allí donde la eliminación organizada de personas inocentes –aún no nacidas– se reviste de una apariencia de derecho, por tener a su favor la cobertura del interés de la mayoría [J. Ratzinger]”