viernes, 14 de mayo de 2010

De las sombras a la verdad: Antony Flew

¿Que tiene la Iglesia, para que siempre este en el centro de atención , tanto de los que la aman, como de los que la odian?. Mi respuesta quizá no sería objetiva, pues me considero perteneciente al grupo de los que la aman, por tanto me he propuesto el hacer algunas entradas de esas conversiones que se podrian calificar como asombrosas , tal vez lo que ellos sintieron nos aporten luces para encontrar una respuesta y, por haber fallecido recientemente, comenzaré por Anthony Flew.
Flew fue un gran defensor del ateísmo, argumentando que uno debería presuponer el ateísmo hasta que la evidencia empírica de un Dios apareciera. También criticó la idea de la vida después de la muerte, la defensa del libre albedrío al problema del mal, y el sin sentido del concepto de Dios.

Cuando murió Flew, la prensa mundial se hizo eco de cómo un famoso ateo de toda la vida había muerto como creyente en un Dios creador (aunque no llegase a ser el Dios providente o justo de los monoteísmos). A los militantes del nuevo ateísmo gruñón no les gustó nada, y los escritos recurriendo de nuevo a la "senilidad" volvieron a circular... aunque sin ningún dato médico para confirmarlo.
Desde California, Jillian Becker, conocida personal de Flew ("ambos éramos ateos conservadores", dice ella) escribió a Inglaterra, al "Telegraph", admitiendo que Flew le había explicado que sólo la existencia de "una inteligencia" puede explicar el universo. Pero lo lamenta y protesta: "¿es que el hombre que mejor ha defendido el ateísmo desde David Hume ha de recordarse como un deísta sólo porque se le ablandaron los sesos en sus últimos años?"
En respuesta a Becker escribió el filósofo católico escocés John Haldane, reputado tomista (y padre de familia). Haldane recuerda sus largas charlas con Flew en 2004 cuando filmaban un documental sobre filósofos, Dios y la ciencia, dirigido por Varghese...