Los horrores del comunismo


Estas son las cifras que han olvidado aquellos progresistas que se han erigido en custodios de la libertad e inquisidores de la sesgadamente llamada Memoria Histórica ¿Pedirá perdón Gaspar llamazares? ¿Será procesado Santiago Carrillo?

País o región Muertos
Unión Soviética 20.000.000
China 65.000.000
Corea del Norte 2.000.000
Camboya 2.000.000
África 1.700.000
Afganistán 1.500.000
Vietnam 1.000.000
Europa del este 1.000.000
Iberoamérica 150.000
Movimiento comunista internacional y partidos comunistas en la oposición 10.000.000

A estas cifras, Coutoirs suma lo que califica acertadamente como "crímenes contra la cultura". Stalin hizo demoler centenares de iglesias. Ceaucescu destruyó el corazón histórico de Bucarest para levantar nuevos edificios y trazar perspectivas megalomaníacas. Pol Pot hizo desmontar piedra a piedra la catedral de Phnom Penh y abandonó a la jungla los templos de Angkor. Durante la revolución cultural maoísta, fueron destrozados o quemados por los guardias rojos.
¿Cómo ha sido posible que los mayores genocidios de la historia no hayan merecido no ya un nuevo Nüremberg, sino, simplemente, la condena del mundo entero? Para Courtois, la impunidad de los crímenes del comunismo "no sólo fue posible por la fuerza de la Internacional Comunista y de los partidos comunistas locales", sino también por el silencio cómplice de muchos: "entre los años cincuenta y setenta, cientos de miles de hombres han incensado al gran timonel de la revolución China, por ejemplo, como antes ocurrió con Lenin y después con Stalin".

Fuente : El libro negro del comunismo de Stéphane Courtois, Jean Louis Panné, Rémi Kauffer, Pierre Rigoulot, entre otros.(En Metapedia, la enciclopedia alternativa)