Cinco años con Benedicto XVI

Si hubiera que realizar un retrato sobre Benedicto XVI, en la paleta del pinto y en su inspiración artística y creador no podríamos faltar la pintura y las tonalidades, las pinceladas y los trazos que a continuación siguen:


1.- Su aportación personal: El Papa de la palabra y de la verdad, el Papa humilde y sabio, el Papa vulnerable y fuerte, el Papa sereno y luminoso, el Papa apacible y firme.

2.- La continuidad con los viajes apostólicos.

3.- La continuidad y el fomento a las JMJ.

4.- La revitalización del Sínodo de los Obispos.

5.- El fomento y la búsqueda del diálogo razón y fe, ciencia y religión, iglesia y cultura.

6.- A pesar de polémicas y partiendo de ellas mismas, incremento del diálogo con el Judaísmo y con el Islamismo.

7.- La hermenéutica de la continuidad para entender y aplicar el Concilio Vaticano II.

8.- La vuelta a las raíces, a lo esencial.

9.- El esfuerzo constante por hacer presente a Dios a un mundo que vive como si Dios no existiera y por mostrar como ni Dios ni si Iglesia son los enemigos de la humanidad, sino todo lo contrario.

10.- La vida del hombre tiene un origen, un camino y un destino, un pasado, un presente y un futuro: el Dios del Amor, el Dios de Jesucristo.

11.- Continuidad y profundización respecto al magisterio de la Doctrina Social de la Iglesia.

12.- La búsqueda y el primado de la comunión y la unidad interna.

13.- El fomento del ecumenismo, sobre todo, con la Ortodoxia.

14.- El coraje para afrontar la cuestión de la pederastia y su llamada a la plena conversión.

15.-La honestidad, la valentía, la fortaleza, la constancia, la humildad y la capacidad de perdón para afrontar las crisis y las críticas desde las polémicas tras el discurso de Ratisbona a la crisis de la pederastia, desde el boicot de una ínfima parte de la comunidad educativa a su presencia en la Universidad La Sapienza de Roma a la manipulación de sus declaraciones sobre los preservativos en su viaje a África.

Fuente:Eclessia Digital