Un árbol navideño, de unos 30 metros de altura, es colocado en la Plaza de San Pedro; el inmenso abeto será encendido el próximo 18 de diciembre


Un inmenso abeto de 30 metros de alto, siete metros de diámetro y 14.000 kilos de peso, procedente de la región belga de Valonia, fue trasladado este viernes al Vaticano, para ser colocado en la plaza de San Pedro junto al tradicional Portal de Belén que se coloca todos los años durante la Navidad.El árbol tiene un centenar de años y sus ramas inferiores llegan a extenderse hasta los diez metros.Según señalaron los encargados del traslado desde la región belga, una de las más verdes y boscosa de toda Europa, las dimensiones del abeto son dignas de entrar en el libro "Guinnes de los récords".
(Tarcisio Bertone)