La Soledad de Dios Esperandote




"Jesús se ha quedado en la Hostia Santa para nosotros; para permanecer a nuestro lado, para sostenernos, para guiarnos. -Y amor sólo con amor se paga.

"-¿Como no habremos de acudir al sagrario, cada día, aunque sólo sea por unos minutos para llevarle nuestro saludo y nuestro amor de hijos y de hermanos?"(San Josemaría Escrivá de Balaguer, Surco, 686)

Cuanto se habla sobre el Alakrana,sobre la crisis, sobre los conflictos:Se habla, se habla...Bla,Bla,Bla, pero nadie habla de la soledad de aquel que siendo Dios, ha decidido quedarse entre nosotros.Allí está, en la soledad del Tabernaculo, en cualquier Iglesia, allí está Él, el tiene la solución, pero está solo. Mientras los creyentes no sepamos discernir la Eucarisía, mientra no sintamos la necesidad de estar con Él , de hablarle, el mundo seguirá loco.Era la luz verdadera, (luz) que viniendo a este mundo ilumina a todo hombre. Estaba en el mundo y por El fue hecho el mundo, pero el mundo no le conoció. vino a los suyos, pero los suyos no le conocieron.

Al principio era el Verbo, y el Verbo estaba en Dios, y el Verbo era Dios. El estaba al principio en Dios.

Todas las cosas fueron hechas por EL, y sin El no se hizo nada de cuanto ha sido hecho.

En El estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz luce en las tinieblas, pero las tinieblas no la abrazaron.

Mas a cuantos le recibieron dioles poder de venir a ser hijos de Dios, a aquellos que creen en su nombre; que no de la sangre, ni de la voluntad carnal, ni de la voluntad de varón, sino de Dios son nacidos.

Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos visto su gloria, gloria como de Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.

Queridos amigos y,cuantos por azar llegueis a este blog, paraos a leer de nuevo estas palabaras,copiad lo que alguna os sugiera, id a donde haya un sagrario y meditad lo que habeis copiado.¡VALE LA PENA!


Te adoro con devoción, Dios escondido, oculto verdaderamente bajo estas apariencias.
A Ti se somete mi corazón por completo,
y se rinde totalmente al contemplarte.
Al juzgar de Ti, se equivocan la vista, el tacto, el gusto;
pero basta el oído para creer con firmeza;
creo todo lo que ha dicho el Hijo de Dios:
nada es más verdadero que esta palabra de verdad.
En la Cruz se escondía sólo la Divinidad,
pero aquí se esconde también la Humanidad;
creo y confieso ambas cosas,
y pido lo que pidió aquel ladrón arrepentido.
No veo las llagas como las vio Tomas
pero confieso que eres mi Dios:
haz que yo crea más y más en Ti,
que en Ti esperé y que te ame.
¡Oh memorial de la muerte del Señor!
Pan vivo que das vida al hombre:
concede a mi alma que de Ti viva
y que siempre saboree tu dulzura.
Señor Jesús, bondadoso Pelícano,
límpiame a mí, inmundo, con tu Sangre,
de la que una sola gota puede liberar
de todos los crímenes al mundo entero.
Jesús, a quien ahora veo oculto,
te ruego que se cumpla lo que tanto ansío:
que al mirar tu rostro cara a cara,
sea yo feliz viendo tu gloria. Amén